domingo, 24 de noviembre de 2013

En el bus...


Hoy por la mañana en el bus no había muchas caras alegres, la situación general, más de veinte minutos esperando en la parada, el frío que hace...en fin
De repente en una de las paradas ha subido un chico joven,es difícil calcular su edad, podría tener dieciocho como veinticuatro.Ya lo había visto otras veces en algún espectáculo infantil y porque una de mis amigas trabaja en un centro de gente que requiere atención especial.
Es una persona súperfeliz, siempre que le he visto está con una sonrisa en la cara y hablando con todo el mundo
Ahí lo tenías a él, sentado al lado del conductor, al que seguro le ha puesto la cabeza como un bombo,je,je...porque no deja de hablar todo el rato y enseñándonos a todos su nuevo reloj.
Cada minuto nos decía la hora que era, se volvía a todos sonriendo y estirando su brazo nos enseñaba su último regalo adquirido

Y entonces yo ahí, con mi cara mustia, de repente me he dado cuenta que yo también empezaba a sonreir,porque ahí estaba él, tan contento con su reloj y sin ninguna preocupación en su cara...y entonces una vez más me he preguntado si no nos complicamos demasiado la vida intentando ser felices, porque creo que tampoco debe ser algo tan difícil...

Yoli

2 comentarios:

Mandarica dijo...

Ya me gustaría a mí ser de esas personas que siempre tienen una sonrisa que ofrecerte y que no se sabe si tienen un día malo o no. Biquiños Yoli!

Duna dijo...

No es tan difícil, lo peculiar del ser humano es querer complicarse la vida pero si quitas ciertas cosas lograrás la felicidad con muy poco ;)
Feliz semana fríaaa